Bienvenidos al blog "Ensalada de Vainitas" con la información actualizada sobre el hipismo venezolano en sus tres grandes escenarios: La Rinconada, Valencia y Santa Rita...


miércoles, 4 de abril de 2012

El primer hipódromo del Estado Zulia estuvo ubicado en Santa María

Aficionados preparan las apuestas en el Hipódromo de Santa María. Imagen cortesía: Stevens Novsak/Cortesía Manuel Ortega.

Tomado íntegramente de: noticiaaldia.com

¡¡¡Partiiiiiida, salieron los competidores galopando con gran velocidad!!!, era la expresión que retumbaba en el mismo sitio donde hoy se encuentra la Plaza de las Madres, sector Santa María de Maracaibo, hace 83 años cuando se escuchaba la algarabía de los apostadores quienes ligaban a su ejemplar, el sonido que dominaba el ambiente era el relinche y el galope de los caballos que corrían en el Hipódromo de Santa María, el primero que tuvieron la ciudad y el estado. Luego llegaron los hipódromos Curva del Quirúrgico (1947-1950), La limpia (1950-1988) y Santa Rita (desde 1988 hasta la actualidad).

Sin embargo, en Maracaibo las carreras empezaron, de manera improvisada, entre 1920 y 1928, en una trilla en el antiguo Malecón, sector Boburito, que actualmente es Puente España, luego de que todas las tardes se dieran cita los jornaleros quienes servían de transporte a los mercaderes del puerto, según el artículo "Génesis del hipismo zuliano".

El fallecido periodista y cronista zuliano Ciro Urdaneta Bravo también narró la existencia de una larga pista improvisada a través de la calle La Marina, desde el viejo Mercado hasta la calle La Cruz, donde corrían ágiles jinetes como El Aguado, El Guajiro y La Pantera, quienes eran campesinos expertos en montar veloces caballos guajiros o de la zona fronteriza colombiana, porque era de ahí de donde los traían. En este sitio se hicieron muchas apuestas, desde dinero y mercancías hasta los propios animales, por lo que surgieron numerosas rivalidades.

A la par, se corría también de manera improvisada frente al actual colegio Los Maristas, en la avenida 8 Santa Rita, hasta que surgió el hipódromo de Santa María.

Santo estadio
Aunque no fue inmenso ni nada que causara gran revuelo, para los aficionados del hipismo, que pertenecían a todas las clases sociales, la construcción del Hipódromo de Santa María fue como una plegaria escuchada por Dios. Por fin dejarían los terrenos inventados para correr y contarían con una pista y gradas para sentarse y deleitar la vista con los caballos y sus jinetes.

“Estuvo dotado de barandas en la pista y tribunas de madera, y parte de la tradición que hoy día se ha perdido nació en Santa María, como lo fueron las pruebas de Gentleman Raiders. De la misma forma, la actividad hípica en Santa María dio paso al inicio de la exitosa cría del purasangre zuliano cuyo principal exponente fue Jesús Rafael Barboza con su haras Bolivia. Muchas figuras del hipismo surgieron del hipódromo de Santa María, entre ellas: Julio Rosales, Luís Ferrer, Lucas Rincón, Carleño Fuenmayor, Euclides Villalobos, Don Ángel Bracho, bastión principal de la dinastía de jinetes más tradicional de Venezuela”, expone el referido artículo.

Julio Portillo, presidente de la Academia de Historia del Zulia, escribió en su libro “El glorioso ayer, Maracaibo 1870-1935” que el Hipódromo de Santa María se edificó con apenas unos 500 metros de pista, y fue promovido por Don Samuel Belloso junto a los chilenos Enrique Cajardo y el coronel Max Cille. Al parecer, este último hombre había prestado servicios de organización al Ejército venezolano, con el cargo de Inspector, pero fue destituido por haberse mezclado en acciones conspirativas. Después se residenció en Maracaibo, y fue entonces cuando él y su compañero Cajardo se asociaron con Belloso para fundar el primer coso local.

Otra versión indica que el responsable de la construcción del hipódromo y de la instalación de las carreras de purasangres fue el presidente del Zulia Vincencio Pérez Soto. En ambas historias el final del recinto es el mismo: desapareció en 1940 a causa de un misterioso incendio que acabó con todo el lugar. No obstante, las llamas no pudieron consumir las ganas de ver correr a las bestias en el óvalo, por lo que la afición se trasladó a los desolados terrenos del hospital Quirúrgico, donde por tres años se montaron programas con caballos de sangre criolla, fanáticos y apostadores, hasta que nació el hipódromo de La Limpia en 1950, y posteriormente el de Santa Rita con 130 hectáreas donadas, el más grande del Zulia hasta hoy día.

Síguenos en twitter: @en_la_pomada

Les invitamos a visitar: http://siempreenlapomada.blogspot.com